jueves, 10 de agosto de 2017

Alma, una niña muy fantasiosa


¡Hola, plastiqueros! Hoy vengo a presentaros a a última integrante de mi familia plastiquera, se llama Alma y es la protagonista de otra cosita que tengo en mente desde hace ocho años y que hace un par de años comencé a escribir y dejé aparcado por falta de tiempo. Este año estoy intentando organizarme mejor para sacar tiempo para mis novelas y, la mejor manera de crearme cargo de conciencia los días que no escriba es esta: dar vida a mis personajes en forma de muñeca. Caitiël y Ligeia ya están conmigo y pronto llegará Elwynd pero hoy, quiero presentaros a la pequeña damita que llegó el doce de julio después de que NiyaDolls realizara su magnífico trabajo con ella.

En esta ocasión, compré una muñeca calva en AliExpress porque mi amiga Leticia me regaló el scalp de la Blythe Very Vicky de Takara que ella tenía en otra muñeca a la que siempre quiso volver a poner un pelo color menta (y que yo le conseguí por su cumpleaños). Así pues, muñeca calva y scalp se fueron vía correo postal a manos de NiyaDolls que, en tiempo récord y conociendo a la perfección mis gustos, dio forma a la pequeña Alma.


Para darle un aire más infantil, pedí que tuviera dos dientecillos sobresaliendo de su boquita y sobre todo, que el maquillaje fuese suave porque Alma es una niña de muy corta edad en el comienzo de la novela y quería inmortalizar esa inocencia suya y su aire soñador. NiyaDolls hizo el resto y el resultado superaba lo que yo tenía en mente.


En la vida de Alma hay un objeto muy importante que siempre prende de su cabello: un llamador de ángeles. Es un colgante con forma de bola metálica que al agitarse entona un sonido muy melódico y suave y que muchas embarazadas llevan colgando a la altura de su ombligo porque dicen que calma al bebé. Pero también hay una leyenda que dice que ese sonido llama a nuestro ángel de la guarda para que nos proteja y, aunque yo no crea en ángeles, Alma está convencida de que alguien la cuida desde el cielo y, por eso, en sus párpados pedí que apareciera este objeto sobre un fondo azul cielo.


A parte de la historia de esta pequeña, aparecen unos diarios en primera persona de la época de la Rusia imperial donde Anastasia tendrá mucha importancia y, como siempre fue una de mis películas de animación preferida, pedí a NiyaDolls que el retrato de la Gran Duquesa estuviera en la nuca de Alma.


Mientras Alma estaba siendo customizada, yo esperaba la llegada de sus ojos, encargados a Puppelina, que debido a problemas de salud de esta artista, finalmente se retrasaron y la pequeña tuvo que esperar a poder lucir su hermosa mirada definitiva. Pero no me importó, su belleza la hacía única incluso con sus ojos de stock, sin sus pullrings que tampoco llegaban... pero ella supo robarme el corazón desde el momento en que la desembalé. Antes de que llegaran sus ojos, lo hicieron los colgantes que llevaría de sus cuerdas: un llamador de ángeles y una matryoshka.


Al fin llegaron sus ojitos y Alma quedó oficialmente terminada. ¿Queréis una peculiaridad? Esta niña debe su nombre a la hija de un antiguo profesor mío de ofimática que, en una época muy difícil de mi vida estuvo ahí, ayudándome, demostrando que un profesor no solo da clase y se va y se olvida de sus alumnos. Algunos saben ser un amigo y un gran apoyo. Incluso en mis años en Austria recurría a él cuando me encontraba mal y siempre que voy a Vitoria, acudo a visitarle. Su hija comparte nombre nombre con esta pequeña y la idea de mi novela nació con ella. Es un regalo que espero poder entregarle algún día porque quisiera ser para esa niña todo lo que su padre fue y sigue siendo para mí. 


Como siempre, no puedo acabar sin dar gracias a NiyaDolls por su magnífico trabajo y por ser tan atenta conmigo y mis niñas. Gracias por dar vida al plástico con tus manos. 

Espero que os haya gustado mi dulce e inocente Alma tanto como a mí. 

viernes, 7 de julio de 2017

Vestidos de grandes diseñadores: Ion Fiz


¡Hola, queridos visitantes!

Hace unos días decidí darme de baja de la colección Grandes Diseñadores de Planeta DeAgostini porque muchos de ellos no terminaban de convencerme y era un gasto mensual excesivo y, como ya os comenté, llevo un tiempo reduciendo mi colección de muñecas (ya no tengo Pullips, ni Dals, ni BJDs) y solo me he quedado con una de las seis Nancys que tenía y solo para ponerle de vez en cuando los vestidos de la Nancy que tuve de niña y que logré conseguir hace unos años por Internet. Hoy os traigo este modelito de Ion Fiz que es precioso y le queda genial a Nancy. Lo primero que os muestro es su certificado de autencidad y luego pasamos a la materia que nos interesa.


DISEÑADOR: ION FIZ

A Ion Fiz se le conoce con el apodo de l'enfant terrible de la moda española, su estilo es vanguardista, elegante y sofisticado, como corresponde al digno heredero de Pertegaz.

Nacido en el seno de una familia de profesionales de la confección, Ion Fiz se interesó por la moda desde temprana edad y aprendió en los talleres de su familia las técnicas básicas de corte y confección. Con veinticuatro años fundó su propia firma de moda y ha recibido, desde entonces, prestigiosos premios como el L'Oreal París Cibeles y, más recientemente, el Dedal de Oro al Mejor Diseñador. En 2012 celebró su décimo aniversario en el mundo de la moda con una colección de alta costura presentada en el Museo Guggenheim de Bilbao.

La semana de la moda Madrid Fashion Week y el Prêt-à-porter de París son algunas de las importantes citas a lasque acude el diseñador cada año, y su debut en la edición de 2015 de la Paris Fashion Week supuso la única representación española en la pasarela de la capital internacional de la moda.

Fiz supervisa todo el proceso de creación de sus diseños. Esa dedicación y su innegable inspiración artística lo han consolidado como diseñador de alta costura y le han permitido desarrollar una sólida carrera empresarial.

EL VESTIDO

La ligereza del tul en el cuerpo y de las plumas en la falda dan a este vestido un aire grácil y etéreo

Este espectacular y lujoso vestido forma parte de la colección de otoño/invierno 2016-2017 de Ion Fiz, presentada en la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid en febrero de 2016. Es un homenaje a la ciudad de París y toma el nombre de Severine, el mismo que el del personaje que interpretó Catherine Deneuve en la película de Luis Buñuel Belle de Jour (1967), donde la actriz francesa lucía un maravilloso vestuario de Yves Saint Laurent.

Todas las prendas de la colección tienen un elegante look burgués inspirado en los años 60, con ese chic couture que Ion Fiz expresa tan bien. Y este vestido de noche destaca entre ellas tanto por la combinación de colores y texturas como por el gran escote, casi hasta la cintura, que sugiere una desnudez nunca desvelada gracias al efecto del tul sobre el tejido color maquillaje.

Este precioso vestido largo de noche posee una silueta tipo corola que se ciñe en el tronco y se abre como una flor en la falda, una línea que resulta muy favorecedora, por lo que muchas mujeres suelen elegirla para asistir a eventos especiales en los que desean lucir muy elegantes. Está inspirado en la línea evasé de la década de 1960, con sus faldas trapecio de diferentes largos y sus pantalones de campana.

El cuerpo ceñido está compuesto por la superposición de dos tejidos: una "seda" nude, sin mangas, en el fondo, y un tul negro con mangas sobre ella, que se frunce y pliega cerca del escote para aportar, a través de su estructura diagonal, dinamismo en la parte superior del modelo. El tul, además, contribuye a reafirmar la forma del escote, que crea una profunda V en el delantero y un trapecio en la espalda.

La falda acampanada está totalmente cubierta por una tupida capa de volátiles "plumas" negras, a imitación de las plumas reales que viste la modelo original de la pasarela y que recuerdan el glamour del Hollywood de a década de 1930, con los atractivos vestidos de baile de Ginger Rogers, la seducción de Jean Harlow o la sofisticación de Marlene Dietrich. Las "plumas" van bordadas sobre una base negra, cortada en forma acampanada, que es lo que da estructura a la falda. El vestido de Ion Fiz confiere una elegancia especial a este estilo glamouroso y cinematográfico, que ya había utilizado la alta costura de la década de 1950 en algunos de sus diseños, y que queda especialmente realzado en este modelo.

La cintura del vestido queda dibujada en el delantero gracias a tres flores cmpuestas por una roseta de pétalos negros que encierran en su centro a otras más pequeñas de color blanco. Este detalle establece la conexión entre el cuerpo y la falda y aporta un toque de ingenuidad y dulzura inspirado en el flower power por de los años 60 y 70.


Los mitones blancos que lleva Nancy, decorados en el puño con un botón tallado a imitación del que lleva la modelo real, se abren en forma de embudo al llegar al codo y acentúan el contraste entre el blanco y el negro.


Para rematar este vestido, nada mejor que los zapatos en negro cubiertos por encaje blanco.

El juego del blanco y negro para los colores del vestido es todo un clásico en las líneas refinadas y lujosas dentro de la alta costura francesa. Desde los modelos de Chanel en la década de 1920 hasta los vestidos de Balenciaga, Dior, Givenchy o Saint Laurent, se ha considerado una apuesta de color sofisticada y elegante, sobre todo en los vestidos de tarde y noche. Aunque en las décadas anteriores a la de 1980 el blanco y el negro nunca debía usarse antes de las cinco de la tarde, en la actualidad, desterrados ya muchos protocolos, estos colores han pasado a ser también apropiados para los trajes sastre de mujeres profesionales que deben dar una imagen distinguida y sobria, a la vez que eficiente en su trabajo.



Para lucir el escote en la espalda, Beth se ha recogido el pelo a un lado, dejando su espalda al descubierto con ese rectángulo tan elegante y sensual. ¿Os gusta cómo le queda?

Besos de plástico para todos

jueves, 6 de julio de 2017

Caitiël, llegada de otro mundo


¡Hola, plastiqueros!

Muchos quizá conocisteis a Astra, la niña que vino de las estrellas. Fue un custom de Julia García que hice por un personaje de la saga de libros infantiles Leila Blue (podéis leer mi reseña sobre ellos en esta entrada). Con el tiempo, a pesar de que me parecía preciosa, sentía que con ese pelo tan clarito, el maquillaje no le hacía justicia. Probé con uno moreno y sus rasgos dulces adquirieron otro matiz que no terminaban de convencerme al verse rodeados por la mata oscura. Finalmente, recordando a un personaje de mi novela, decidí que podría ser Caitiël, alguien muy importante en la trama y cuyo nombre es un anagrama del de mi amiga de la infancia. Aunque en mi novela este personaje tenía el pelo de otro color, recordé que el morado es el favorito de mi amiga y decidí editar esa parte para que fuera un poco más ella. Compré un scalp en AliExpress y de nuevo, recurrí a NiyaDolls para que me ayudara a dar la forma deseada a mi pequeña niña de las estrellas.


Para que NiyaDolls comprendiera lo que buscaba para Caitiël, le expliqué un poco su historia y origen y para plasmar su aspecto, le mostré una serie de imágenes de maquillajes de Internet. Con todo esto, herramientas en mano, se puso a trabajar. Predominarían los tonos morados y sus pecas serían diminutas estrellas y, en lugar de aplicarle un rubor típico, este sería un difuminado en morado pastel. NiyaDolls captó la idea a la perfección y pronto me mostró las primera prueba de maquillaje.No hicieron falta más. Estaba perfecta.


Quedaba decidir qué pintar en la parte trasera de la cabeza y, como mi amiga Leticia y yo coincidimos en la predilección por los liliums blancos, decidí que fuera dos flores de esas con una estrella de siete puntas entre ellas y todo esto sobre un fondo estrellado. NiyaDolls me pasó fotos con la muñeca tanto rubia como con su nuevo color y, terminó ganando el morado aunque nos jugaba —y aún me juega— malas pasadas con la luz pues, según la luz que reciba, se ve morado o rosado... todo un misterio digno de la personalidad de esta pequeña.


El veinticuatro de mayo Caitiël llegó a mí, siendo otro nuevo milagro que NiyaDolls hizo para mí, agregando además unas pestañas del mismo tono que su pelo. Todas mis niñas son especiales porque representan algo muy personal mío. Esta ha sido creada para mirarla cuando tenga un bloqueo escritor, mirarla y que sus ojitos me narren su versión de la historia —al igual que ya hace Ligeia y que pronto hará Elwynd una vez NiyaDolls termine de crearla. Pero, por ahora, en manos de esta artista está Alma... la protagonista de mi otra novela y de la que os hablaré más adelante. El tema de tener tantos detalles inspirados en mi amiga Leticia la convierte en una versión de fantasía de ella misma y es otra manera de tenerla cercaa pesar de la distancia que nos separa.


Solo me queda agradecer a NiyaDolls su esfuerzo y su arte, su dedicación y su amistad. Y, si sois coleccionistas de muñecas y queréis solicitar sus servicios, sus tarifas actuales son: 75€ custom completo y 20€ por el dibujo en la parte trasera. Trabaja rápido, al menos con mis encargos y, si queréis conocer a las que me ha hecho hasta ahora, son: Erika, Easo, Ligeia y Caitiël

Gracias por leerme y muchos besos de plástico para todos.

martes, 4 de julio de 2017

Ligeia, hija de Athena


¡Hola, plastiqueros!

En ocasiones, un capricho se termina pagando caro y eso mismo es lo que me sucedió a mí con Catrina, una custom que quise a raíz de la película El libro de la Vida y la cual terminé adquiriendo gracias a Tekubi pero que jamás terminó de encajar en mi familia. A la pobre le hice de todo, cambios de chips, de peluca, de cuerpo... pero nada, siempre terminaba mirándola con una especie de "odio" por no verla adaptada al resto de mis niñas. No era una de nosotras... La puse varias veces en venta y siempre la terminaba quitando y buscándole un nuevo look con otro pelo. 


A mediados de febrero de este año, salió a la venta el libro Rojo y Oro de las autoras Iria G. Parente y Selene M. Pascual, a las cuales sigo desde sus inicios. De todo lo leído de ellas hasta la fecha, esta novela ha sido sin lugar a dudas, mi preferida. Sus personajes son fuertes, unos evolucionan más que otros y una en particular, tocó mi corazón: Ligeia, hija de la Diosa Athena, a la cual yo rindo culto desde pequeña. Así pues, a mi mente vino la posibilidad de darle a Catrina una vida nueva y, de nuevo, como ya hice con Erika y Easo —y haría después con Caitiël, Alma y Elwynd—, recurrí a NiyaDolls, con posiblemente lo más sencillo que le pedía hasta ahora... o eso parecía, al no ser una niña de fantasía. Pero, las cosas se complicaron. Catrina estaba pintada de azul por dentro y al lijarla para eliminar el maquillaje, ese color salió a la luz... y los labios no tenían demasiado plástico para trabajar con ellos. Pero, NiyaDolls supo salir del paso: lijó, perfeccionó y, con epoxy solucionó el problema de la boquita. Para los párpados le pedí una lechuza y un casco, símbolos característicos de esta deidad y para la parte trasera de la cabeza es donde quizá me excedí pidiendo... pero una vez más, NiyaDolls accedió a mis caprichos: le pedí una estatua de Athena portando a Niké en su mano derecha, y en la izquierda, su lanza y escudo. El resultado, una vez más, perfecto.


¿Podía pedir más? Claro... quedaba el maquillaje. Tenía que ser suave, aniñado como siempre y dulce. Y pecosa, como todas las de mi familia plastiquera. Además, NiyaDolls me propuso probar algo que jamás había tenido en mis muñecas: ponerle cejas a Ligeia, para darle mayor expresividad. No estaba muy convencida pero, ella siempre acierta porque conoce mis gustos muy bien.


Este fue el resultado: una Ligeia dulce, de piel blanca como marfil, cuyo pelo negro no la hacía agresiva porque sus facciones infantiles las suavizaban, consiguiendo una mezcla de lo más homogénea. Ligeia llegó a mí el veintiuno de marzo de este año y ya le tenía aquí su cuerpo articulado y sus nuevos ojos, adquiridos en Puppelina. En un principio la hice con heterocromía, porque eso le daba un toque distinto de mis demás muñecas pero, no terminó de convencerme y finalmente cambié los chips.


Ayer además, a raíz de enviar a NiyaDolls la muñeca que pronto sera Alma una vez pase por sus manos, decidí que además de ser un tributo a un personaje literario que me marcó, sea también una de las protagonistas de mi novela. En un principio, la morena de ojos verdes iba a llamarse Schäwynd pero, ahora que Caitiël —otro personaje de mi novela— está conmigo y Elwynd —la protagonista— será creada por NiyaDolls en otoño, he pensado que el nombre de Ligeia le va de perlas. Ligeia significa "voz clara" y, como es cantante, le quedaría perfecto. Así pues, pronto las niñas que llevan casi quince años en mi cabeza saldrán de mi mente para materializarse en cuerpos de muñecas. Por ahora, de Ligeia (antes Schärwynd) os puedo adelantar esto que podéis leer en esta entrada. Lo bueno es que este personaje de mi novela adora los mitos y las leyendas y ahora posiblemente agregue algún tipo de vínculo con Athena. Cuando surge el conflicto en la novela, ella desaparece y en un principio la tengo recorriendo mundo pero, como tiene familiares en Grecia, se me ha ocurrido que podría ocultarse allí un tiempo y así toda ella quedaría reflejada en esta preciosidad.

Como veis, la transformación de Catrina ha sido muy positiva. Estoy encantada con la decisión tomada y con el resultado final. 


Besos de plástico.

lunes, 3 de julio de 2017

Easo, mi hogar hecho muñeca


¡Hola, a todos!

Tengo este blog tan abandonado que casi me da vergüenza actualizar sin una excusa decente. Realmente es el día a día, la vida en familia, los niños, la casa, mi otro blog Inwand (dedicado a los libros), mis mascotas, plantas... ¿Os dais cuenta de la cantidad de responsabilidades que nos auto-imponemos? Este año me he dado cuenta que intento abarcar demasiado y estoy reduciendo mi atención a lo que verdaderamente me hace feliz y las muñecas son parte de esas pinceladas de felicidad en mi vida. Pero, tenía demasiadas... Para los que os incorporáis ahora os diré que tenía más de ochenta Monster Highs y a estas había que sumar Pullips, BJDs, Barbies, Nancys, Disney Animators, Blythes... No daba a basto con tanta muñeca y estoy de selección. Puedo decir que he renunciado a Pullips, BJDs y Nancys por ahora y que he reducido mi enorme colección de Monster High a solo cuatro. Para poder ir viendo día a día a mis niñas, os recuerdo que estoy en Instagram como @plasticoyresina. Pero, centrémonos en lo que importa, y eso es... Easo. Un nombre tan pequeño que abarca tantos sentimientos...

Easo es el nombre que recibía antiguamente la ciudad de San Sebastián, por la cual siento un inmenso amor ya que mis primeros años de vida fue mi hogar y a día de hoy lo sigo considerando como tal aunque más por melancolía que por sentimiento real. A fin de cuentas, Valencia me ha dado todo aquello que me hace feliz por lo que quitarle el título de hogar en mi corazón sería alta traición. Como decía, San Sebastián es una ciudad que me arranca suspiros y sentí la necesidad de tener una pequeña parte de ella siempre conmigo y así, surgió la idea de mi dulce y nostálgica Easo.

De nuevo recurrí a NiyaDolls ya que su trabajo con Erika en julio el año pasado fue excelente. Volvía a ella con un reto. Tenía que tener escamas en la cara pero no pintadas, talladas. Y debía quedar aniñada, dulce y triste al mismo tiempo para expresar mi nostalgia por San Sebastián. Iba a ser mi mini-yo.

Easo llegó desnuda a casa de NiyaDolls, esperando que pronto se obrara en ella el milagro que solo las mágicas manos de Elisa pueden hacer. Primero se dedicó a darle forma a la carita, detallando los labios con unas finas arruguitas que le dieron más realismo y luego nos tocó decidir cómo hacer las escamas de la cara. Finalmente, tras mirar varios maquillajes en Internet de modelos femeninas, nos gustó uno que parecía una sombra de ojos realizada con escamas y comenzó la aventura. Una vez se coge el bisturí, solo queda tener mucha maña por parte de quien lo empuña y mucha confianza en quien espera el resultado y en nuestro caso, ambos factores se daban al cien por cien.


Como siempre, hizo una labor impresionante y pronto la muñeca sin personalidad iba adquiriendo aquello que yo buscaba. Tocaba empezar con las capas de maquillaje... Tenían que ser tonos azules y turquesas, que evocasen al mar pero sin perder la esencia de la inocencia que quería que tuviera la muñeca y los párpados fue una elección sencilla: la barandilla de La Concha en uno y el Peine de los Vientos en el otro. El resultado superó cualquier expectativa.


Ahora tocaba otra capa de maquillaje y el dibujo para la parte trasera de la cabeza, la nuca. Pensé que este deseo sería abusar del arte de NiyaDolls pero, de nuevo, cumplió con lo que pedía haciendo que la bahía de La Concha de San Sebastián adornase toda la nuca de Easo. Creedme cuando os digo que lloré al verla.


Para ella he creado una historia que la convierte en una sirena que se ha visto obligada a abandonar su adorado mar y por eso su sonrisa la ha abandonado. Aunque sigue bañándose en aguas marinas, ninguna se asemejan a las de su hogar. Se puede decir que es un poco como me sentía siempre yo al estar lejos de San Sebastián. Sus pequitas con forma de burbujas de agua en tonalidades turquesas a penas se aprecian en las fotos pero le dan un aire muy infantil sin ser excesivo. La delicadeza y el mimo empleado en NiyaDolls con estos pequeños detalles siempre me enamora.


No os voy a mentir, desde que me llegó el 14 de septiembre del año pasado a día de hoy, aún lloro cuando la miro y la cojo para peinarla. Le hablo más que a ninguna otra de mis muñecas. La noche del 19 de enero de este año, vi la Tamborrada de San Sebastián abrazada a ella y llorando sin parar, recordando a mis amigos a allá. Mandé a Tekubi hacerme un tambor para ella y a una conocida suya le encargué el trajecito de cantinerita: una camisa blanca y una falda plisada del mismo tono con un ribeteazo en azul en el bajo. Easo tiene en su pequeño cuerpecito de plástico todos los recuerdos de mi infancia, toda mi nostalgia y todo mi amor por la capital guipuzcoana. 


Quiero agradecer a NiyaDolls la paciencia que tiene conmigo cada vez que acudo a ella con una idea nueva. Ambas nos comprendemos y compenetramos a la perfección y eso se nota en los resultados. Y, ¿sabéis qué? Easo no ha sido la última que le he pedido... después de ella, llegaron Ligeia y Caitiël —a las que os presentaré pronto— y hoy le he enviado a Alma y, para otoño, le encargaré a Elwynd.

Besos de plástico para todos.